La hepatitis es un virus grave que puede atacar el hígado. Existen cinco tipos de hepatitis, pero las más comunes son la A, la B y la C. La hepatitis se propaga fácilmente a través del sexo, pero existen otras formas de propagación.

Puedes contraer hepatitis A a través del sexo vaginal, oral o anal con una persona que la tenga y también, por contacto sanguíneo (como compartir agujas que se usan para drogas, tatuajes o piercings). En la mayoría de los casos, se transmite cuando una persona saludable come/bebe alimentos o agua que hayan estado en contacto con las heces (caca) de una persona infectada.

La hepatitis B se propaga por el contacto vaginal, oral o anal con una persona infectada y por cualquier contacto con sangre infectada (p. ej., al compartir agujas).

La hepatitis C se propaga por el contacto con la sangre de una persona infectada. Es menos común que este tipo de hepatitis se contraiga a través del contacto sexual, pero puede suceder.


¿Cuáles son los indicios y los síntomas? ¿Qué puede suceder?

A veces, no aparecen indicios al comienzo. La hepatitis puede causar muchos síntomas, entre ellos,: ojos y piel amarillos, dolor o inflamación del estómago, debilidad muscular, dolor en las articulaciones, sarpullido, náuseas o vómitos, orina oscura, pérdida del apetito, fiebre y cansancio. Los síntomas se presentan desde el primer mes hasta los 9 meses después de contacto con el virus de la hepatitis.

Si no se trata, la hepatitis puede causar muchos problemas de salud, entre ellos, enfermedades graves e incluso insuficiencia hepática.


¿Tiene cura? ¿Cómo se trata?

No, no existe cura para la hepatitis. Hay medicamentos para tratar la hepatitis disponibles con receta médica.


¿Cómo prevenirla?

Existen vacunas contra la hepatitis A y la hepatitis B que previenen la enfermedad; consúltale a tu doctor.

Debido a que la hepatitis se puede propagar por la sangre y las heces, es mejor evitar el contacto con la sangre de otra persona. Esto incluye compartir agujas o incluso navajas.

Recuerda que el único método que es 100 % eficaz para prevenir las ETS es la abstinencia; pero si eres sexualmente activo, la mejor manera de prevenir las ETS es usar un condón de látex correctamente cada vez que tienes sexo.

Los condones de látex brindan una buena protección contra la hepatitis durante el sexo vaginal, anal u oral en el pene. Para protegerte de la hepatitis durante el sexo oral en una vagina, puedes usar una barrera dental (un cuadrado delgado de látex) entre la boca y la vulva. Siempre evita entrar en contacto con la sangre o las heces de otra persona.

¿QUÉ SIGNIFICA ?
?
Buscador
De Clínica