En las relaciones es importante establecer límites sobre el contacto físico tomando en cuenta tu nivel de comodidad, comunicar esos límites a tu pareja y respetar los deseos de cada uno.

Primero,

Decide con qué te sientes confortable. Por ejemplo, podrías sentirte confortable con besos, pero no con actividades sexuales.


Siguiente,

Habla con tu pareja sobre lo que te sientes confortable de hacer y con lo que no. Asegúrate de tener claridad y firmeza en la forma como comunicas tus límites. Por ejemplo, podrías decir algo como, “me siento cómodo con estas actividades, pero no quiero tener relaciones sexuales. Si decido que estoy listo, te lo diré, pero a menos que lo haga no me pidas ni me presiones para tener relaciones sexuales”.


Luego,

Comprueba con tu pareja sin presionar para asegurarse continuamente que están de acuerdo con lo que están haciendo. Por ejemplo, di algo como “¿todavía estás de acuerdo con esto?”, “¿quieres que sigamos o que nos detengamos?” o “¿está bien si hago esto?” Cuando tu pareja te ha comunicado los límites, nunca está bien suponer que esos límites han cambiado, a menos que realmente te digan que cambiaron. Si tus límites cambiaron, es importante que lo digas.

¿QUÉ SIGNIFICA ?
?
Buscador
De Clínica