Todos pueden sufrir de depresión sin importar la edad, el sexo, la identidad sexual, la orientación sexual, la raza, el país de origen o la religión. Sin embargo, hay algunas cosas que podrían aumentar tu riesgo de depresión. A continuación encontrarás algunos ejemplos:

  • Ser LGBTQ sin apoyo. De hecho, los adolescentes LGBTQ tienen seis veces más probabilidades de experimentar síntomas de depresión que la población en general. (ver las referencias)
  • Ser víctima o testigo de violencia recientemente o cuando era niño.
  • Tener otros estados médicos, tales como trastorno bipolar o de ansiedad, un trastorno de la alimentación como anorexia o bulimia o trastorno por déficit de atención e hiperactividad (ADHD).
  • Tener dolor constante o enfermedades como cáncer, diabetes, asma o una discapacidad física.
  • Abusar del alcohol, nicotina u otras drogas.
  • Problemas de baja autoestima debido a obesidad, hostigamiento a largo plazo, problemas académicos o comportamientos aprendidos como ser autocrítico o pesimista.
  • Antecedentes familiares de depresión, enfermedad mental o abuso de sustancias.
  • Tener una vida familiar disfuncional o experimentar un evento familiar estresante como un divorcio, padres en las fuerzas armadas o la muerte de un ser querido.
¿QUÉ SIGNIFICA ?
?
Buscador
De Clínica