Cuida mucho tu propia salud. Planifica. Protege. ¡Previene!

Tu bebé merece un padre o madre sano. Asegúrate de comer saludablemente, hacer ejercicio y asistir a consultas de atención médica con regularidad. Además, recuerda que todos los adolescentes, incluso los padres adolescentes, pueden elegir no tener relaciones sexuales para prevenir otro embarazo o enfermedades de transmisión sexual. ¡Como padre o madre necesitas un plan para asegurarte de hacer lo mejor para ti y para tu bebé!

Si estás teniendo relaciones sexuales, asegúrate de utilizar el método de control de natalidad más confiable que esté disponible. Es necesario prevenir otro embarazo (por lo menos por ahora) debido a que:

  • Los bebés que nacen de adolescentes repetidamente (segundo o más) con frecuencia nacen demasiado pequeños o demasiado pronto, lo que puede tener como resultado más problemas de salud para el bebé. Los nacimientos que están espaciados por lo menos con dos años ayudan a la salud del bebé.(ver las referencias).
  • Tener más de un hijo cuando uno es adolescente puede limitar tu capacidad de terminar la escuela o conseguir un buen empleo. Ya es suficientemente difícil para las madres adolescentes. Solo 40 % de las madres adolescentes terminan la escuela secundaria y menos del 2 % de las madres adolescentes terminan los estudios superiores al cumplir 30 años de edad. (ver las referencias).

En especial es importante usar el tipo de método de control de natalidad más efectivo que puedas. Aunque 9 de cada 10 (91 %) de madres adolescentes activas sexualmente utilizan algún tipo de control de natalidad, solo alrededor de 1 de cada 5 (22 %) utiliza los métodos más efectivos. Y casi 1 de cada 5 nacimientos de madres adolescentes, de 15 a 19 años de edad, es un nacimiento repetido (ver las referencias).

Los métodos como dispositivos intrauterinos (IUD) y los implantes pueden ser buenas opciones para las madres adolescentes ya que no requieren que se haga nada de manera regular (tal como tomar la píldora anticonceptiva). ¡Los implantes de hormonas y los dispositivos intrauterinos son dos tipos de control de natalidad que pueden funcionar durante años! Habla con tu doctor acerca de las opciones más efectivas para ti de los tipos de control de natalidad.

Y si estás teniendo relaciones sexuales, debes utilizar cada vez un método de control de natalidad y un condón para prevenir un embarazo y la propagación de enfermedades de transmisión sexual. Tienes suficiente que hacer sin preocuparte de obtener una ETS (enfermedad de transmisión sexual). Los condones, si se usan correctamente cada vez que tienes relaciones sexuales, realmente ofrecen muy buena protección contra las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos.

Haz que tu hogar sea un lugar alegre y seguro. Sin importar cuál sea la forma como vives, tu hijo merece tener un espacio donde se sienta amado y seguro.

Rodéate de personas de confianza, que te ofrezcan apoyo y de quienes puedas depender. Pasa tiempo con personas que te hacen sentir feliz y cuidada tanto a ti como a tu bebé. Protege a tu bebé y a ti misma evitando a cualquiera que fume, beba o consuma drogas ilegalmente.

Aprende cómo ser padre o madre. Asegúrate de aprender lo que es mejor para la salud y el futuro de tu hijo. Y recuerda, solo porque tu vecina o una tía criaron muchos hijos y pueden ofrecer muy buenos consejos sobre algunos asuntos, eso no las hace expertas en todo. Tu médico es un lugar muy bueno para empezar a hacer preguntas.

Planifica para el futuro. Permanece en la escuela y aprende una habilidad o profesión que te permitirá desarrollar un futuro exitoso. Puede ser difícil, pero tu hijo y tú lo valen. Si te saliste de la escuela, hay programas que pueden ayudarte a terminarla y cuidar a tu hijo al mismo tiempo.

¡Toma un descanso! Cuando te sientas estresado, enojado o agotado con los desafíos de la vida como padre o madre, recuerda que hay ayuda disponible. Llama a un amigo de confianza, a un familiar o a una línea de ayuda o línea directa si tienes preguntas o estás a punto de reventar.

Pide y acepta ayuda. Los padres adolescentes con frecuencia necesitan más ayuda de lo que los amigos o familiares pueden dar. Ya sea que necesites ayuda para comprar pañales, obtener transporte o comida, regresar a la escuela, salir de una relación abusiva, orientación sobre la crianza de los hijos o encontrar un lugar para vivir, tienes suerte. El condado de Cuyahoga tiene muchos recursos para padres adolescentes.

¿QUÉ SIGNIFICA ?
?
Buscador
De Clínica